Fake news y un “quisquilloso e impresentable periodista”

bomaher
Mensajes: 31
Registrado: Lun Jun 22, 2020 1:02 am

Fake news y un “quisquilloso e impresentable periodista”

Mensaje por bomaher »

Fake news y un “quisquilloso e impresentable periodista”

Por Hernán Maldonado (*)

El 27 de agosto de 1988 la Agencia EFE, en su sección “La chispa de la noticia”, transmitió a sus clientes una información fechada en Santo Domingo dando cuenta de que el dominicano Rafael Hernández Gómez “sufrió graves quemaduras en la parte final del espinazo y se rompió una cadera y dos costillas”.

Según la nota transmitida al mundo, la esposa de Hernández Gómez encontró una cucaracha en su baño a la que no pudo matarla de un pisotón.

“Ante el apego a la vida del animalito, que pateaba y se movía dentro del agua, decidió rociarla sin piedad con un aerosol insecticida”, prosiguió la historia.

La tragedia, sigue la nota, comenzó cuando Rafael fue a realizar sus necesidades fisiológicas, encendió un cigarrillo y botó el fósforo al inodoro, lo que “provocó una llamarada que quemó al padre de la casa toda su sensible retaguardia”.

El infortunado fue trasladado a un hospital en cuyas escaleras uno de los camilleros tuvo un ataque de risa al enterarse de lo ocurrido y soltó la camilla provocándole las fracturas, concluyó la nota.

Yo ya había leído que se trataba de una “fake news” (noticia falsa) por una rectificación que hizo Reuters en un despacho desde Israel el 31 de agosto, que se originó en una publicación del diario Jerusalén Post que se retractaba de la historia y se disculpaba “por cualquier inconveniente que pudo haber causado a sus lectores”.

El delegado de EFE en Miami envió un largo mensaje a su central en Madrid diciendo: “El editor latinoamericano de nuestro abonado The Miami Herald… un tal Maldonado, por cierto ex periodista de UPI, se prsentó ayer en nuestra delegación a traer el recorte y exigir la rectificación…”

También informó que, según el delegado de EFE en Santo Domingo, Rosendo Sepúlveda, la noticia fue recogida de un informativo radial local, “que al parecer utilizó un cable del jueves de Reuters, fechado en Jerusalén y le puso nombre y apellidos hispanos al anónimo protagonista para hacerlo más creíble”.

Como la nota se publicó también en inglés en medios estadounidenses, un profesor de la Universidad de Berkeley, reveló que “la historia se basaba en un cuento popular, creo que de origen judío, sobre la castración, enriquecido con otros elementos”, escribió a su central el delegado.

“Maldonado dice que EFE debería rectificar en aras de la veracidad informativa.. En su momento yo le dije al tipo del Miami Herald que no podía acusarnos… hasta que se descubriera el asunto”.

El Miami Herald siempre se está quejando de nosotros, de nuestra falta de credibilidad… por favor considerar qué debemos hacer. Si arriesgarnos a perder ese cliente o ignorar olímpicamente al quisquilloso e impresentable Maldonado, un tipo sin sentido del humor…”

Más que el “quisquilloso e impresentable Maldonado”, los abonados de EFE recibieron satisfacción desde la la central de la agencia en Madrid el 6 de septiembre de 1988 que subrayó “sus disculpas a nuestros abonados por haber sido vehículo involuntario de un hecho que no había existido”.

No solo eso, sino que EFE dedicó a las disculpas una nota firmada por Oscar Peyrou, quien la encabezó así: “Una cucaracha israelí que no quería morir sembró la confusión en el periodismo internacional… y puso de manifiesto la fragilidad ética que a veces acecha a los periodistas”.

(*) Hernán Maldonado es periodista. Ex UPI, EFE, dpa, CNN, El Nuevo Herald. Por 43 años fue corresponsal de ANF de Bolivia.

Responder